Lavavajillas de encastre Whirlpool ADG 9999

El modelo ADG 9999 de Whirlpool en un lavavajillas de encastre para integración total en la cocina. Este lavavajillas, con capacidad para 13 cubiertos, está comprometido con el medio ambiente gracias a la Tecnología 6º SENTIDO de Whirlpool, que controla constantemente el ciclo de lavado para obtener unos resultados perfectos, haciendo un óptimo uso de los recursos.

lavavajillas Whirlpool ADG9999

Los sensores del lavavajillas analizan la suciedad y la turbidez del agua y ajustan la temperatura de lavado y la cantidad de agua necesaria en todo momento. Gracias a ello, consumen tan sólo 11 litros de agua. El ciclo termina cuando la vajilla está totalmente limpia y permite un ahorro de hasta un 30% en tiempo, agua y energía (consumo energético medio 0,98 Kw) frente a un lavavajillas sin 6º SENTIDO.

Para una mayor eficiencia, este lavavajillas cuenta con la opción media carga Multizona, que permite lavar en uno o dos niveles ahorrando hasta un 20% de tiempo, agua y energía. El nivel superior está destinado a la vajilla ligeramente sucia, mientras que el inferior logra un 20% más de presión del agua para un lavado intensivo. La función Multizona resulta extremadamente útil para media carga, en el caso de que se desee lavar tan sólo una bandeja de vasos o limpiar todas las ollas de una vez después de una sesión intensiva de cocina.

Obtener una vajilla impecable y cuidada está garantizado gracias a la tecnología AquaSteam, que usa el poder natural del vapor para reblandecer la suciedad más reseca. Para las piezas más difíciles de lavar como las sartenes, ollas y cacerolas, Whirlpool crea la nueva tecnología PowerClean, que dota al lavavajillas de 32 inyectores de agua a presión, permitiendo incluso lavar bandejas de horno con la suciedad más incrustada sin necesidad de prelavar ni frotar.

Para un mejor gestión del espacio, este lavavajillas cuenta con una 3ª bandeja de cubiertos que se ajusta a las necesidades de cada lavado, ya que cuenta con dos soportes independientes que pueden colocarse en dos posiciones diferentes o incluso quitarlos. Gracias a esta flexibilidad, cada familia puede optar por distintas posibilidades: decidir si usar sólo uno de los soportes, ambos o ninguno. Además, al ser extraíble, podemos vaciar los utensilios de manera más cómoda e, incluso, colocar el soporte directamente en el cajón de la cocina para ganar en rapidez y utilidad.